Cada día que vives es una ocasión especial, por eso…Siéntate en la terraza y admira la vista sin fijarte únicamente en las malas hierbas. Pasa más tiempo con tu familia y amigos y menos tiempo trabajando. La vida es una sucesión de experiencias para disfrutar no para sobrevivir…Usa tus copas de cristal, ponte tu nueva ropa para ir al supermercado.
No guardes tu mejor perfume para esa fiesta especial, úsalo cada vez que te den ganas de hacerlo. Las frases “algún día”, “uno de estos días”…quítalas de tu vocabulario, Si vale la pena hacerlo, oírlo, verlo, quiero poder disfrutarlo ahora. Si supiéramos el tiempo de vida que nos queda, seguramente desearíamos estar con nuestros seres queridos, iríamos a comer nuestra comida preferida, visitaríamos los sitios que amamos…Son pequeñas cosas las que nos harían enojar si supiéramos que nuestras horas están limitadas…Enojados porque dejamos de ver a nuestros mejores amigos, enojados porque no escribimos aquellas cartas que pensábamos escribir “uno de estos días”, enojados y tristes porque no dijimos a nuestros padres, hermanos, hijos, sobrinos, amigos, cuánto los queremos. Por eso…no intentes retardar o detener o guardar nada que agregaría risa y alegría a tu vida, cada día, hora, minuto, semana es especial…Si recibes esto es porque alguien te quiere, si estás ocupado/a para tomarte unos minutos para mandar este mensaje a alguien que tu quieras y te dices a ti mismo/a que lo enviarás “uno de estos días”…piensa que “uno de estos días” puede estar muy lejano o puede no llegar nunca.